Un trabajo de segunda mano

Todos los días me planteo sacar partido a la cantidad de ropa y otros enseres que tengo sin usar por casa o por los trasteros. Esta moda de la segunda mano parece diseñada para gente como yo, con un pie en el Síndrome de Diógenes. Me cuesta mucho tirar las cosas que no uso, porque siempre pienso que algún momento la luz se volverá a encender y esa camiseta tan fea de hace 20 años volverá a ser el no va a más. Pero por falta de tiempo (o ganas) siempre  termino olvidándome de mi objetivo de hacerme rico vendiendo cosas de segunda mano…

Tengo algunos amigos, sin embargo, que han llevado lo de la segunda mano al extremo y obtienen unos ingresos nada desdeñables con sus ventas a través de las aplicaciones más famosas. Una amiga, concretamente, está pensando en convertir esta afición en algo más. Siempre le ha gustado la moda, especialmente lo vintage, y aunque no tiene estudios directamente relacionados con la moda se ha convertido en una verdadera autodidacta.

Al principio empezó vendiendo ropa propia que ya no usaba. A veces, la modificaba un poco o la arreglaba: cordon de algodón por aquí, unas cintas de fantasía por allá… Transformaba sus prendas viejas en algo nuevo con un par de detalles simples. Poco a poco, empezó a comprobar que cada vez tenía más seguidores en sus cuentas que esperaban con interés la próxima prenda a la venta.

Una vez quedó con una chica que estaba interesada en comprarle un vestido y entonces lo entendió. Aquella chica le comentó que lo que vendía no se podía encontrar en ningún sitio, que aunque tomaba como base prendas de otras tiendas ella le daba un toque único con su cordon de algodón o con sus botones añadidos.

Así es que como empezó a dar forma a la idea de convertir su afición por la segunda mano en una forma de ganarse la vida. Ahora está empezando a diseñar una web en la que venderá directamente sus creaciones, sin pasar por el filtro de las apps de segunda mano.

Los postres más saludables para niños y adultos

Muchas personas comen muy sano pero luego desequilibran su alimentación tomando postres demasiado azucarados o con muchas calorías. Incluso sucede esto con los niños, que se acostumbran a comer menos para poder tomar tarta, pastelitos o galletas una vez que acaban el plato principal. En muchos casos, comen menos para poder tomar esa recompensa que les produce un mayor placer en el paladar.

Estos son los postres más saludables para toda la familia, que pueden formar parte de una alimentación totalmente equilibrada.

-Los postres lácteos: En el caso de los niños mejor aquellos que han sido realizados con leche entera o semidesnatada. En el caso de adultos, la leche semidesnatada o desnatada si se necesita controlar el peso. Es preferible que no lleven azúcar añadido o que sean caseros, pero si no puede ser así, se debe de elegir una marca de calidad que garantice buenos ingredientes.

Lo mejor son los postres caseros con poca azúcar y que controlen los valores de calorías, pero un postre sencillo como un yogur fresa también es válido y siempre es preferible a cualquier pastelito aunque pueda tener un poco de azúcar añadido.

-La fruta: Un postre clásico que siempre sienta bien a todo el mundo. La fruta es muy saludable y ofrece muchas variaciones de sabor y de texturas. Por ejemplo, se puede tomar una mandarina, que encanta a todos los niños o una manzana asada con un toque de canela y un poco de edulcorante para evitar el azúcar.

La fruta es el alimento perfecto para comer entre horas, por eso muchas personas prefieren comer la fruta a media mañana o a media tarde en vez de hacerlo tras las comidas. Y es que, como pasa con todo, tampoco se debe de abusar en su consumo.

-Las gelatinas: muchos niños no quieren tomar fruta después de comer, pero sí lo harán si se les prepara en forma de gelatina casera. Hay que escapar de las gelatinas compradas de sabores con mucho azúcar, ya que realmente no llevan nada de fruta. Es tan fácil como licuar tú mismo la fruta y añadir unas hojas de gelatina previamente hidratadas y deshechas en agua.

Incluso se pueden añadir trocitos de fruta a la gelatina casera. Una auténtica golosina para los niños que les dará un gran aporte de proteína y de vitaminas. Pero recuerda, solo si es realmente casera es sana.

DEBERÍA DE HABER MÁS PISCINAS

Como envidio a la gente que tiene fincas con piscinas, ya que no tienen que molestarse en ir a la playa y todas las molestias que ello conlleva, teniendo que buscar un aparcamiento a poder ser lo más cerca de la playa, que es lo que hace casi todo el mundo, y tener que aguantar los gritos de las señoras hablando entre ellas, es normal que prefieran quedarse en casa disfrutando de la piscina. Además con las cubiertas de piscinas que hay hoy en día, se puede disfrutar de la piscina durante todo el año, aún en los meses en los que hace más frío, ya que dentro de la piscina con la cubierta puesta no notas el viento ni la lluvia, aunque esté cayendo un diluvio fuera tú podrás seguir disfrutando de la piscina, eso sí, a la hora de salir del agua hay que ser rápido para protegerse del frío.

 

No comprendo cómo sigue habiendo gente que no quiere hacerse una piscina en su finca, con lo relajante que es una piscina, todavía hay gente que prefiere plantar flores o hacerse un huerto en lugar de utilizar el espacio para hacerse una piscina, y no solo en las zonas que están cerca de la costa, sino también en las zonas que no tienen la costa cerca, en los sitios de interior donde por lo general hace más calor en los meses de verano debería haber muchas más piscinas de las que hay.

 

Incluso hay bastante pocas piscinas públicas, en algunos pueblos las piscinas que hay no llegan para dar servicio a todas las personas que vienen a veranear en sus meses de vacaciones, parece que haya que coger número para poder meterse en el agua y no te digo ya para poder extender la toalla en un pedacito de césped. Los ayuntamientos deberían de tomar nota para que en los pueblos, sobre todo en los del interior, hubiese piscinas para poder escoger si alguna está abarrotada, aunque con lo agarrados que son en los pueblos con el tema del agua, que prefieren regar las fincas que bañarse plácidamente.

El lujo de comprarse un coche nuevo

Recuerdo que cuando era niño e iba en coche con mis padres solía aburrirme bastante en los viajes largos. Por aquellos tiempos no existía internet ni el DVD incorporado al asiento ni nada parecido. Tampoco tenía una GameBoy, así que para pasar el rato solo me quedaba escuchar música con mi walkman o mirar por la ventana. Y como me gustaban los coches, a veces me dedicaba a contar las marcas de los coches con los que nos cruzábamos: un BMW, un Mercedes, un Citroen, etc.

Ahora sigo haciendo algo parecido cuando voy andando por la calle… Me gusta fijarme en los coches que dominan el barrio. Y no hay duda de que los SUV son una verdadera pasión por aquí, especialmente el X5 de BMW. Y entonces me pregunto de dónde sacan el dinero estas personas para comprarse un coche de estas características. ¿Son todos millonarios? ¿Me habré perdido algo?

Mi último coche es un seat segunda mano. ¿Por qué no me compré un X5 o un coche de esas características? Primero porque no tengo dinero. Y segundo porque, aunque lo tuviera, no querría gastar tanto dinero en un coche. No cabe duda de que el vehículo particular es un elemento que genera un cierto status. Podríamos hablar de seguridad, de eficacia, etc. pero, en el fondo, se trata proyectar una imagen. Sucede lo mismo con la ropa u otras cosas, pero la diferencia es que el coche es mucho más caro…

Para mí el coche no representa más que un medio de transporte que me lleva de un lado a otro. Un medio de transporte casi imprescindible en nuestros tiempos, pero cada vez menos. Siempre comentó con mis amigos y conocidos que en un futuro a medio plazo, hablo de bastantes décadas, el coche particular desaparecerá de las ciudades y el ser humano volverá a conquistar el entorno que, hoy en día, está pensado para el coche.

Dentro de 100 años los humanos hablarán con extrañeza de aquella época en la que en las ciudades existía un vehículo contaminante que organizaba el trazado de las mismas. Mientras llega esa época, que no yo no veré, prefiero contaminar con mi seat segunda mano.

Noches de insomnio con la teletienda

La teletienda siempre nos despierta todo tipo de chascarrillos e ironías varias. La estructura de estos programas es un poco surrealista, con presentadores con un chute extra de entusiasmo, pruebas en directo de las bondades del producto en cuestión y nombres alucinantes tipo Super Nitro Razor Plus 7000. La teletienda nos hace sonreír, es verdad, pero sus datos de ventas, curiosamente, crecen año a año en Europa. Los productos anunciados en tv siguen teniendo un innegable tirón.

Hubo un tiempo en que trasnochaba mucho, me echaba tarde y me despertaba tarde. Solía ver alguna película a partir de las 12 de la noche y luego hacía un poco de zapping. Y ya se sabe que a partir de las 2 de la mañana llega el turno de la teletienda. Siempre solía quedarme unos minutos para comprobar que nuevo cacharro se habían sacado de la manga: la enésima sartén antiadherente o el definitivo cuchillo que lo corta todo, hasta el diamante…

Seguro que muchos no opinan como yo, pero considero que la teletienda tiene un toque amable que hace de estos programas un espacio en el que relajarse y dejar de pensar. Aunque nunca compres nada, resulta casi enternecedor como esos presentadores ponen toda la carne en el asador para venderte el último grito en zapatillas de andar por casa.

A veces pienso que la teletienda es más honesta que el resto de productos anunciados en tv, sobre todo los del prime time. En la teletienda sabes que te están intentando engañar, que ese descuento ‘si llamas ahora’ es siempre igual, que el Super Nitro Razor Plus 7000 no es el mejor del mercado, que las demostraciones ‘reales’ están amañadas. Sin embargo, en los anuncios de las grandes empresas siempre tratan de tocarte la fibra sensible con técnicas de neuromarketing mucho más complejas. El objetivo siempre es el mismo en uno u otro caso (vender) pero a mí los de la teletienda me caen mejor, es como el underground de los anuncios en televisión.

Solo una vez intenté comprar algo de la teletienda: una colección de grandes éxitos de la música de los 60 y 70. No pude porque cuando llamé por teléfono me explicaron que había que hacerse socio de no sé qué. Y no, yo solo quería aquellos discos…

Realiza algunas reformas en tu vivienda

Cuando nos compramos una casa nos fijamos en una gran cantidad de factores para conseguir que esa nueva casa se convierta en nuestro nuevo hogar, donde viviremos durante un largo periodo de tiempo y donde podremos estar cómodos y seguros en todo momento. Para ello, es importante que elijamos bien la zona en la que queremos vivir, así como la vivienda concreta que queremos, una vivienda que se adapte en cada momento a nuestras necesidades y en la que en la medida de lo posible podamos vivir inmediatamente si necesidad de realizar reformas integrales.

Pero si hay un factor importante que hace por encima de todo que podamos convertir una casa cualquiera en nuestro nuevo hogar, ese factor es la decoración, ya que gran parte de nuestra comodidad en nuestro hogar depende de nuestros muebles y de los demás objetos de decoración. Y es este sentido, sí que es necesario que hagamos reformas integrales en lo referente a la decoración a que el estilo debe ser único y personal.

Lo primero que debemos hacer para decorar nuestra casa y llevar a cabo las reformas integrales decorativas, es elegir bien el tono de color que queremos en cada una de nuestras paredes. Debemos saber que cada tono de cada color tiene unas connotaciones propias y diferentes, por eso debemos elegir el color de nuestras paredes en torno a nuestros gustos y necesidades, como por ejemplo mayor tranquilidad, amplitud de las habitaciones, calidez etc.

Una vez que hemos completado esta parte, pasamos a amueblar nuestra casa, siempre con unos colores acordes que combinen a la perfección con el tono de las paredes para que así podamos sentir esa tranquilidad y calidez que tanto queremos. Pero más allá del color de las paredes y los muebles, el resto de la decoración también es muy importante.

Podemos probar con poner velas aromáticas y algunas esencias en todas las estancias de nuestra casa. De esa manera, lograremos crear una atmósfera total de tranquilidad que nos hará sentirnos en un verdadero paraíso en cada momento.

Tu tablet también puede estar asegurada

Si te has comprado una tablet y la usas para ir con ella a todas partes tienes un mayor riesgo de que te la puedan robar o de que sufran un accidente. Por eso es muy recomendable contratar un seguro tablet que cubra aspectos como la pérdida, el robo o los daños causados por accidentes. Los golpes en la pantalla con la ruptura del cristal son quizás los más habituales.

Si el aparato no va a salir de casa, el seguro es ya más opcional. Es cierto que siempre puede caer al suelo o tener un problema en el hogar, pero el riesgo es menor y por tanto, más asumible. En cualquier caso, si se compra una table cara siempre es recomendable contratar el seguro para ampliar todas las ventajas de la garantía y cubrir accidentes.

Si va a ser utilizada por niños no hay que pensarlo dos veces, el seguro es la mejor opción. Ellos son niños y en un descuido es fácil que acaben tirando una bebida por encima del aparato o se les caiga al suelo al sujetarla con poca seguridad. También es más fácil que acabe rota porque intenten conectar algo en el sitio menos adecuado.

Los seguros para la tablet pueden cubrir diferentes aspectos. Al igual que ocurre con los seguros de coches los hay de diferentes grados. Cuanto más cubra, más caro será, pero siempre saldrá a cuenta contratarlo si el aparato es caro y nuevo. A partir del primer año no suele compensar el seguro de una tablet media y a partir del segundo año ya no suelen asegurarse ningún aparato de los habituales.

Si se trata de una herramienta de trabajo lo normal es que sí esté asegurada, ya que el seguro siempre le va a salir más rentable a la empresa que tener que pagar un aparato que se estropee o se pierda. Si además es utilizado por varios trabajadores o se utiliza fuera de la empresa las posibilidades de que se dañe se acentúan.

El seguro también compensa a la empresa porque el pago mensual siempre es menor que tener que abonar una reparación de una sola vez en el caso de que haya una avería. Así se garantiza también que el aparato será reparado en un plazo prudente por un servicio oficial, algo importante cuando se trata de un instrumento de trabajo y no de algo que se utiliza para el ocio.

CAMBIA HASTA LA COMIDA

Salir a comer fuera para mucha gente es una odisea, antes cuando alguien quería salir a comer fuera lo tenía todo mucho más sencillo, los restaurantes que había antes eran todos muy similares, o comías la comida local o ibas a algún restaurante italiano o chino, ahora hay restaurantes de un montón de nacionalidades y para poder decidir te vuelves realmente loco, si sois muchos los que vais a comer o a cenar es normal que no os pongais de acuerdo ya que no a todo el mundo le gusta el mismo tipo de comida.
Personalmente ya que me voy a gastar el dinero en comer fuera yo me decanto por la comida tradicional nuestra, así no te llevas nunca ninguna sorpresa desagradable, te vas a encontrar con los platos clásicos y con los mismos postres que a todos nos gustan como el flan de huevo, pero hay otra gente que prefiere arriesgarse a comer en cualquier restaurante da igual la nacionalidad de este, esa gente por lo general come de todo, pero para alguien como yo eso no funciona, no como de todo y eso hace que no pueda disfrutar de toda clase de restaurantes para poder comer, lo cual tampoco es que me quite el sueño ya que como de lo que me gusta, a mi edad no voy a empezar ahora a probar diferentes comidas, esa fue una guerra perdida por parte de mi madre que se esforzó mucho para que intentase probar cosas nuevas pero ante mi tozudez no hay mucho que hacer. Al no comer de todo se me hace complicado viajar ya que la comida es el principal obstáculo, menos mal que la pizza y las hamburguesas están muy extendidas en todo el mundo y es raro ir a algún sitio en el que no las haya, pero mejor me quedo en europa que por lo menos aseguro poder comer algo, si me aventurase a ir a otro continente seguramente tenga serios problemas para comer salvo si fuese a los estados unidos, allí seguro que comería bastante bien, quitando algunas cosas que seguro que no me gustarían.

Geles relajantes para noches tranquilas

Si hay algo que temen muchos papás son las malas noches de sus bebés. Lloros sin saber el motivo, paseos por el pasillo tratando de calmarlos y unas ojeras por la mañana que cada vez son más profundas y más oscuras.

Por eso, todos esos pequeños trucos que puedan ayudar a que el niño se relaje y duerma durante toda la noche son siempre bienvenidos. Muchas personas recomiendan un baño calentito antes de acostarse. Esto es relajante para el niño, que se suele sentir muy a gusto en el agua.

No obstante, hay niños para los que el baño es un verdadero calvario y que lloran nada más mojarles la punta del pie. Si es el caso de tu bebé, lo mejor es bañarlo a la tarde para evitar que se ponga nervioso justo antes de acostarse.

Pero si se trata de un niño que disfruta del baño y se relaja, entonces prepárate para ofrecerle este pequeño ritual nocturno. Mientras uno de los padres se ocupa del baño el otro puede preparar la habitación para que esté a la temperatura adecuada, tenga una luz suave e incluso se puede utilizar algún juguete con una música relajante. Algunos padres utilizan discos de música relajante para bebés que dicen que les funcionan muy bien.

Pero un pequeño truco extra que puede ser muy efectivo son los geles relajantes para el baño que se pueden encontrar en la sección productos higiene bebe de cualquier supermercado. Lo primero que hay que decir es que estos geles son específicos para niños y que no se deben de utilizar otros similares que hay para los adultos.

El poder relajante de estos geles está en su olor. Contienen hierbas relajantes como la lavanda o la manzanilla cuyos olores ayudan a que el bebé se sienta mucho mejor. Si se le prepara un baño con estos jabones para que disfrute del agua caliente y el olor relajante el niño se irá predisponiendo al sueño.

No hay que dejar que el bebé esté demasiado tiempo en el agua o podría cogerle el frío. Una vez fuera se le aplica una crema hidratante de la misma gama del gel, con el mismo olor relajante mientras se le realiza un suave masaje en todo el cuerpo. Tras esto, si el niño ya ha cenado, se le puede dar un biberón con hierbas relajantes especiales para bebés. El líquido calentito, las propiedades de las hierbas y la habitación preparada para el sueño harán su efecto mágico en el pequeño.

Estores llenos de recuerdos

Los estores fotográficos permiten todo tipo de juegos y de combinaciones con imágenes propias. Solo hay que enviarlas para que se fabriquen los estores a medida y con el fondo deseado. Por eso, algunas personas llegan a realizar auténticas obras de arte. Algunas, cargadas de recuerdos y con un toque nostálgico muy significativo.

Un ejemplo muy habitual en este tipo de cortinas son las que se realizan para niños pequeños. En ella se puede hacer un montaje con diferentes imágenes del niño según ha ido creciendo y colgarlas, por ejemplo pasado un año. Cada cierto tiempo, uno o dos años, se pueden cambiar las cortinas con la siguiente evolución guardando las antiguas como un recuerdo original. Una especie de álbum diferente.

En caso de niños un poco más mayores se pueden realizar divertidas cortinas con sus imágenes o incluso reproduciendo alguno de sus dibujos. Un tierno detalle que a ellos les encantará sintiéndose importantes por haber creado sus propias cortinas aunque hayamos podido echarles una manito para conseguir un resultado que además de gustarles a ellos también nos convenza a nosotros.

Los estores fotográficos también pueden reflejar un paisaje, un lugar especial que trae bonitos recuerdos porque se ha ido allí de viaje con alguien especial o en un momento importante de la vida o, simplemente, porque nos ha impactado especialmente.

La imagen puede ser propia o se puede adquirir una que nos guste en un banco de imágenes. A veces, esto es muy buena idea porque se consiguen fotografías muy bonitas, diferentes al resto que hemos visto y que nos transmiten muy bien el espíritu de ese lugar que hemos visitado.

Incluso puede tener un valor sentimental diferente al reflejar una ciudad que no conocemos pero que deseamos visitar. Una especie de recordatorio diario del sueño que tenemos pendiente de cumplir y al que cada día nos podemos ir acercando un poco más. En definitiva, una manera de continuar manteniendo viva la llama de la ilusión y darnos ánimos.

Para una oficina el estor debe de ser menos personal pero no tiene por qué no tener recuerdos implícitos. Por ejemplo, el skyline de una ciudad es perfecto para estores fotográficos en ambiente laboral, pero no hay por qué limitarse al clásico Nueva York, sino que puede ser de una ciudad que nos diga realmente algo y que nos aporte fuerza y ganas de realizar el trabajo diario.